Nuestra adaptación

Al cumplirse el centenario de la publicación del cuento (1911), nos hemos decidido a hacer una adaptación de esta exquisita obra del padre Coloma, en parte como homenaje al jesuita, y en parte también para no dejar que caiga en el olvido un cuento que, a nuestro modo de ver, tiene todos los ingredientes de los cuentos tradicionales más famosos (fantasía, imaginación,…) pero, además, resalta como ningún otro los valores de amistad, lealtad, generosidad…

El cuento original tiene dos características que, a nuestro juicio -y esto lo decimos con toda modestia y humildad-, han hecho que no soporte bien el paso del tiempo o, mejor dicho, que no cale bien en los niños de hoy día: La primera, el lenguaje tan rico y literario con que está escrito. Esto, que denota que estamos ante un estupendo escritor, dificulta, sin embargo, la cercanía al destinatario, el niño de entre 4 y 8 años. Y, la segunda, que está planteado con un enfoque de religiosidad, de sentimiento cristiano muy marcados, que lo dejan fuera del interés de grandes masas sociales de la España actual. Esta opinión nuestra es la que nos ha llevado a escribir la presente adaptación del cuento del padre Coloma.

Por lo que se refiere al lenguaje, hemos intentado llegar más a los lectores (los padres o los hijos de hoy) con una redacción sencilla y más cercana. Y, en cuanto a lo segundo, hemos querido mantener en nuestro texto esos valores de amistad, lealtad y generosidad a que antes aludíamos -tan magníficamente plasmados por el jesuita-, pero eliminando las referencias expresas a la religión católica, no por renegar de ella sino, insistimos, para acercar el cuento, cargado de valores, a más niños.

Ah! Una aclaración: Nos hubiese gustado que nuestro cuento se titulase “El ratoncito Pérez y el reyecito Buby”, porque estos nombres son los que aparecen en el cuento. Sin embargo, una empresa “avispada” tuvo la ocurrencia de registrar el nombre de “Ratoncito Pérez” como marca… ¡y se lo concedieron! Para evitar problemas, nuestra adaptación del cuento se titulará “El ratoncito Lucas y el reyecito Alfy”, pero con un pie de gran grafía “Adaptación del cuento Ratón Pérez, del Padre Coloma”. Por la misma razón, Buby es en nuestro cuento Alfy.